RECETAS ZEROLACTO

-

¡Porque tu guatita merece ser feliz! Aprende a preparar las mejores recetas ZeroLacto.

DESAYUNO ALMUERZO PICOTEO ENTRADA POSTRE SNACK

Pastel de chocolate

Arroz con leche

4

Mayonesa sin huevo ni lactosa

4

PREGUNTAS FRECUENTES

X

¿QUÉ ES LA LACTOSA?

¿QUÉ ES LA LACTASA?

¿QUÉ ES LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA?

¿POR QUÉ SE DA LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA?

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

¿QUÉ TIPOS DE INTOLERANCIA EXISTEN?

¿EXISTE UN TRATAMIENTO PARA LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA?

¿EXISTE UNA MANERA DE PREVENIR LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA?

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE DETECTARLA Y TRATARLA RÁPIDAMENTE?

¿CÓMO VIVIR CON LA INTOLERANCIA?

¿LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA TAMBIÉN AFECTA A PREMATUROS, BEBÉS Y NIÑOS?

Es el llamado “azúcar de la leche”, disacárido natural compuesto por glucosa y galactosa.

Está presente en todas las leches de los mamíferos: vaca, cabra, oveja y en la humana, y que también puede encontrarse en muchos alimentos procesados que derivan de ella.

La lactasa es una enzima producida en el intestino delgado, que juega un papel vital en la digestión de la lactosa en sus dos componentes básicos: glucosa y galactosa (proceso necesario para su absorción por nuestro organismo). Si los niveles de producción de la lactasa son bajos, aparecen dificultades para digerir la lactosa y con ésta, los síntomas de la intolerancia.

La intolerancia a la lactosa es una afección en el intestino delgado, que se da porque algunas personas producen poca o ninguna cantidad de enzima lactasa, encargada de hidrolizar la lactosa consumida facilitando así su absorción por nuestro organismo.

Es determinada por la genética. Es hereditaria y permanente en algunas personas, produciéndose o activándose desde aproximadamente los 6 años de vida. Aumenta su aparición en la vida adulta y su prevalencia varía entre distintas etnias.

La intolerancia tiene origen en un gen, el cual rechaza la lactosa y se identifica especialmente en poblaciones en las que el consumo de productos lácteos no existía originalmente (como América precolombina y algunas regiones de Asia). Caso contrario es el de Europa donde el consumo de productos lácteos tiene una larga tradición.

También se puede manifestar una intolerancia de manera transitoria, post afecciones gástricas.

Los síntomas se presentan frecuentemente de 30 minutos a dos horas después de consumir productos cantidades.

Los síntomas abarcan:

  • Distensión abdominal
  • Cólicos abdominales
  • Diarrea
  • Gases (flatulencia)
  • Náuseas

a. Intolerancia primaria genética o hipolactasia adquirida (LNP Lactase-nonpersistence)

Se produce una pérdida progresiva de la producción de la lactasa, y por tanto una pérdida gradual de la capacidad de digerir la lactosa. Se da a lo largo de la vida en ciertos grupos étnicos y tiene una causa genética. Las personas con esta intolerancia van notando como la ingesta de leche les causa cada vez más síntomas. Más del 70% de la población mundial padece de esta intolerancia.

b. Intolerancia secundaria

En este caso, la disminución de la producción de la lactosa es secundaria, ya que está provocada por un daño intestinal temporal que tiene otra causa. Una vez que la persona está sana y la mucosa intestinal se ha regenerado, desaparece la intolerancia a la lactosa.

Posibles Causas:

  • Post-gastroenteritis
  • Desnutrición calórico-proteico
  • Cirugía gastrointestinal y S.I. Corto
  • Rotavirus
  • Diarrea persistente, crónica y refractaria.
  • Inmunodeficiencias
  • Uso prolongado de Antibióticos
  • Entre otras

c. Intolerancia congénita o hipolactasia congénita (CLD Congenital lactase deficiency)

Esta es una forma muy rara de intolerancia, provocada por un defecto congénito o genético. Se han detectado muy pocos casos en el mundo, la mayoría de ellos en Finlandia.

Se recomienda consumir los productos lácteos son más fáciles de digerir como por ejemplo:

  • Leche y productos lácteos deslactosados como la línea ZeroLacto.
  • La mantequilla y los quesos maduros (los cuales contienen menos lactosa que la leche).
  • La leche de cabra.
  • Los productos lácteos fermentados, como el yoghurt.
  • Helados.

Es importante leer las etiquetas de los alimentos para buscar posibles fuentes de lactosa en productos no lácteos (por ejemplo en productos de pastelería, snacks, entre otros) y evitar su consumo.

No se conoce una manera de prevenir la intolerancia a la lactosa. Pero se pueden prevenir los síntomas prefiriendo el consumo de productos deslactozados

Porque la lactasa es una enzima muy delicada y vulnerable. Si seguimos tomando lactosa siendo intolerantes a ella, se agrandará la lesión en la mucosa intestinal y se producirá un círculo vicioso: lesión de la mucosa/malabsorción de lactosa que será cada vez más difícil de solucionar.

Los lácteos son parte fundamental en la alimentación tanto de niños como adultos por su aporte nutritivo. Es por esto que MINSAL recomienda el consumo de 3 porciones de lácteos al día. La falta de lácteos en la dieta puede producir falta de Calcio, Vitamina D, Riboflavina y proteínas; por lo que es especialmente importante consumirlos en etapas como la adolescencia y embarazo.

Hoy las personas intolerantes a la lactosa no necesitan renunciar al sabor y propiedades nutritivas de la leche y sus derivados, desde hace unos años se puede encontrar en el mercado marcas de lácteos cuya lactosa se ha hidrolizado previamente llamándose “bajas en lactosa” si la reducción es parcial o “sin lactosa”, si la hidrólisis es total.

Los bebés prematuros suelen tener un sistema digestivo inmaduro y por esto, algunas veces tienen intolerancia a la lactosa. El mejor alimento para el bebé siempre es la leche materna. Los niños nacidos a término generalmente no muestran signos de esta intolerancia hasta que tienen al menos 3 años de edad.

En Chile, el 42,2% de los niños y adolescentes entre 10 y 18 años son intolerantes a la lactosa, es una de los principales resultados del estudio desarrollado por el INTA de la Universidad de Chile en seis colegios de la Región Metropolitana. Para el análisis cada niño fue sometido a una prueba de hidrógeno en aire espirado, un test de sintomatología gastrointestinal, una encuesta alimentaria de consumo y evaluación antropométrica.

El estudio, que fue elaborado por la Dra. Sylvia Cruchet, el Dr. Martin Gotteland y la profesora Verónica Cornejo, con la coordinación de la Nutricionista Astrid Caichac también concluye que existe un bajo consumo de calcio, el que alcanza sólo a un 40 por ciento de los requerimientos para la edad, y una alta prevalencia de malnutrición por exceso, superior a lo observado en escolares de 6 años, según las mediciones efectuadas por el Ministerio de Salud.