¡Cuídate del frío!

-

Las bajas temperaturas de otoño e invierno suponen un riesgo para la salud y son, en buena medida, responsables del mayor número de ingresos hospitalarios, urgencias y consultas ambulatorias que se producen en esta época en relación con otros meses del año.

Hay un fenómeno de adaptación y aclimatación de las poblaciones al entorno en que viven. Por una parte hay una adaptación fisiológica del organismo; pero además, los diferentes tipos de vivienda, de hábitos alimentarios, de sistemas de calefacción y aislamiento de las viviendas, de costumbres sociales, hacen que las bajas temperaturas tengan una repercusión diferente en unas poblaciones respecto de otras.

Por eso es conveniente consumir los alimentos que proporcionan calor a nuestro cuerpo. El frío hace que aumenten las necesidades calóricas y por tanto el consumo de alimentos.

Conviene hacer comidas calientes que aporten la energía necesaria (legumbres, sopa de pasta, etc.) y proporcionen además calor “psicológico”, sin renunciar a una alimentación variada, con alimentos que incluyan  todos los nutrientes que necesarios (verduras, fruta, carne, huevos, pescado, cereales, leche, etc.). A lo largo del día, y antes de acostarse, una taza de leche sin lactosa Soprole ZeroLacto tibia, ayuda a mantener la temperatura corporal y es muy reconfortante.

COMPARTIR Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Comentarios COMENTARIOS

OTROS TIPS

Dale con el deporte

¡No dejes de consumir leche!

Remedios con lactosa